Trabajar en la Unión Europea, un sueño hecho realidad

Fueron años de perseverancia y altibajos en pos de un objetivo: trabajar en la Unión Europea para ayudar a los demás y mejorar la sociedad de la que forma parte. Ese fue uno de los grandes retos que Moisés Blanco Ríos se planteó en su día, y que ahora está alcanzando. Este antiguo alumno pertenece a la primera promoción del Programa del Diploma de Bachillerato Internacional, puesto en marcha hace quince años en el Colegio Arenas Atlántico. Se trata de un Programa que promulga entre sus valores la consecución de ciudadanos del Mundo, de buenas personas que contribuyan a hacer mejor y más justa la sociedad en la que viven.

25 oct. 2022

Moisés es hoy periodista; posee un máster en Relaciones Internacionales y otro en Comercio Exterior, lo que lo ha ayudado, espoleado además por sus inmensas ganas y su fuerza de voluntad, a trabajar en la Comisión Europea y hacer realidad algo con lo que siempre había soñado. 
 
Hace unos días, volvió a su colegio para ofrecer una charla al alumnado de 4º de ESO y 2º de Bachillerato de Ciencias Sociales. En ella habló sobre el funcionamiento de la Unión Europea y lo que aporta a los distintos estados miembros, y, en particular, lo que ha hecho por Canarias. Una charla muy interesante en la que también compartió con los presentes su trayectoria profesional hasta llegar al puesto que ocupa actualmente. 
 
Hasta él nos acercamos para conocerle un poco mejor. Se mostraba muy feliz y agradecido por haberle dado la oportunidad de volver a su colegio y aportar su granito de arena al conocimiento de la Unión Europea. La gratitud es mutua, y se acentúa por la sencillez y la positividad de este joven canario.
 
 
- ¿Cómo ha sido tu vuelta al Colegio Arenas Atlántico?
 
- Ha sido muy emocionante. Estoy feliz de haber compartido mi experiencia con los alumnos y haber contribuido a despejarles dudas sobre la Unión Europea y su funcionamiento. Aquí pasé uno de los periodos más felices de mi vida; y volver al Colegio me ha hecho mucha ilusión. Cuando pasan los años y conoces otros entornos, me doy cuenta de lo afortunado que fui al recibir esta educación y convivir con unos profesores a los que les gusta lo que hacen, y son buenísimas personas.
 
- Perteneces a la primera promoción del Programa del Diploma de Bachillerato Internacional. ¿Qué te ha aportado en la vida?
- Debo reconocer que el nivel de exigencia que tuve durante los dos años del Programa no volví a tenerlo hasta que hice los másteres. Eso lo dice casi todo de estos estudios. A mí me ha servido muchísimo en mi vida personal y profesional, sobre todo las destrezas y herramientas que te dan, y que puedes usar en todos los ámbitos de tu vida.
 
 
El BI te entrena para ver todo con una mayor perspectiva. Te ofrece un pensamiento holístico, te hace ser más crítico y creativo y, sobre todo, te invita a ser buena persona y a cambiar la sociedad.
 
- ¿Cuál ha sido tu trayectoria hasta llegar a la Unión Europea?
 
- El camino no ha sido fácil. Entrar en la Comisión Europea es muy complicado, pero aquí estoy. La vida es interesante porque hay conflictos, y estos te ayudan a convertirte en la persona que eres.
 
Al finalizar mis estudios en el Colegio, hice Periodismo en Santiago de Compostela, un Erasmus en Turquía, un intercambio bilateral en México; me fui a Inglaterra y allí trabajé de camarero; volví a Canarias, donde realicé algunos trabajos para continuar con mis estudios de Máster de Relaciones Internacionales, y estuve becado en el Consulado español en la ciudad alemana de Stuttgart; después hice el Máster de Comercio Internacional y, a partir de aquí, todo empezó a fluir, trabajando, por ejemplo, en la Embajada de Panamá, en energías renovables.
 
- ¿En qué consiste tu trabajo en la Comisión Europea?
 
- Trabajo como experto en políticas públicas en el desarrollo o innovación del transporte marítimo. Junto a otros miembros, me encargo de negociar políticas para que se lleven a cabo transacciones justas en la venta del carbón.
 
Mi objetivo ha sido siempre ayudar a los demás y este es el lugar idóneo para ello.
 
        - ¿Qué les aconsejarías a los alumnos?
 
Que luchen por sus sueños: las cosas (unos estudios, un trabajo…) no son tan fáciles como parecerían a simple vista. Que vivan: “El viento de la vida te va a llevar. No puedes controlarlo. Disfrútala”.