Graduación de bachilleres del Colegio Arenas Atlántico

Los 55 alumnos que finalizan sus estudios de Bachillerato en el Colegio Arenas Atlántico, vivieron el viernes, 25 de mayo, una tarde muy emotiva en el Paraninfo de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria donde se llevó a cabo la calurosa Ceremonia de Graduación rodeados de familiares, profesores y amigos que les acompañaron durante la imposición de becas y entrega de orlas.

29 may. 2018

Los graduados fueron recibidos en la sala bajo el himno del Colegio Arenas, en un acto en el que ejerció de Maestro de Ceremonias el Jefe de Estudios y Coordinador del Programa del Diploma de Bachillerato Internacional David Arbelo, y en el que nuevamente estuvo presente Alberto Rodríguez y Bernardo Rodríguez, Director General y Consejero Delegado del Colegio Arenas, Arenas Atlántico y Arenas Internacional. Por parte del Colegio Arenas Atlántico estuvieron presentes también la Directora Pino Afonso y el Coordinador de Lenguas Modernas David Martin.

En su intervención Alberto Rodríguez felicitó al alumnado que “hoy empieza un nuevo viaje, comienza una nueva etapa… mientras des lo mejor de ti, todo saldrá bien”. Agradeció a su padre Bernardo Rodríguez su presencia y el volver a regalar a los alumnos su sabiduría y experiencia, así como por el apoyo que muestra a sus hijos en la labor de gestión y educativa para que este proyecto sea un éxito; y a su tío Alberto Ojeda presente en el acto por graduarse uno de sus nietos pues durante muchos años trabajaron codo con codo para hacer más grandes los llamados Colegios Arenas. Asimismo, agradeció a los padres su apoyo incondicional al Colegio  y felicitó al personal docente y no docente de quien “depende en gran medida el éxito de los alumnos y del Colegio”.

Rodríguez también destacó “los enormes avances que ha experimentado el Colegio Arenas desde su fundación hace casi 80 años y que hoy cuenta con fantásticas instalaciones e infraestructuras como el Aqua & Sports Center Gran Canaria que ya los alumnos han comenzado a usar; así como con recursos educativos y equipos humanos muy profesionales y experimentales que desarrollan programas educativos equiparables a los se imparten en los centros punteros nivel internacional, tanto en el aspecto curricular, como en el aprendizaje de lenguas modernas y por las modernas metodologías aplicadas en la enseñanza”. Y les deseó el mejor éxito a los alumnos.

En representación del alumnado intervinieron Javier Ojeda Rodríguez y Ruth Vega Santana quienes hicieron un recorrido por sus años en el Centro destacando que “este es el Colegio en donde hemos conocido a quienes serán siempre más que amigos; donde, irremediablemente, a través de la formación en valores recibida, hemos logrado buena parte de lo que somos”.

Tras sus palabras se llevó a cabo la proyección audiovisual que recogía los distintos momentos y experiencias vividos por los alumnos durante su paso por el Centro educativo, así como un vídeo sobre la cápsula del tiempo al ser la  promoción con la que inició este proyecto tan interesante en el que los alumnos enterraron recuerdos, objetos significativos, cartas, deseos y pensamientos íntimos que desearon preservar y  descubrir al finalizar bachillerato, cinco años después.

A continuación intervino Pino Afonso quien en su discurso pidió a los graduados que “en esta nueva andadura recuerden siempre, con cariño y respeto, el Colegio que los ha visto formarse en lo humano y en lo académico; el Colegio donde se han ido forjando sus primeros amores, sus amistades del alma, sus mayores ilusiones y anhelos, sus esperanzas y el convencimiento de que el futuro está en sus manos; el Colegio cuyo nombre tienen la obligación moral de engrandecer”.

Posteriormente, se procedió a la entrega de las Becas y Orlas a los Graduados, culminando así este merecido homenaje a estos alumnos que han hecho de la cultura del esfuerzo un principio de vida.

Los emotivos discursos se intercalaron con las actuaciones de la Coral Polymnia  que punto el broche final, tras la clausura por parte de Alberto Rodríguez, con el tradicional Gadeamus. La celebración culminó en el Salón Dorado del Gabinete Literario donde se llevó a cabo el cóctel para los invitados.